Bump Green

Por fin llegó el día que visitamos Bump Green. Teníamos muchísimas ganas de venir a este restaurante y, aún así, superó nuestras expectativas. Situado en Velazquez con Villanueva, localización inmejorable, con terraza y a unos metros del Retiro. El local es muy acogedor, decorado con motivos naturales, muy en la línea de sus productos, recreando una casona en la campiña inglesa. 

Bump Green gira en torno al movimiento Slow Food, basado en la cocina cercana, el cultivo reconocido y las prácticas respetuosas, para jugar con la memoria de los alimentos, reinventarlos y retrotraerte a otro tiempo. Así que hay opciones para todos: vegetariano, vegano, plant-based o sin gluten.

Sus zumos están hechos con agua de mar, filtrada y esterelizada. Su composición química es muy parecida al plasma sanguíneo, lo que la hace muy beneficiosa para los seres vivos. Nosotros pedimos Green Mint , de hojas verdes, naranja, hinojo, romero, piña y menta; y Roots Ginger, de zanahoria, manzana Golden y jengibre fresco.

La carta tiene una variedad de platos amplísima: nueve ensaladas diferentes, ocho entrantes, cinco originales burgers, cuatro pescados, cinco carnes, pasta y arroces. Casi nada. Todos ellos, especialmente estos últimos por la parte que le toca,  recreados por el chef valenciano David Ariza. Abundan los superalimentos, aquellos ricos en nutrientes, beneficiosos para la salud y el bienestar, que nos ayudan a prevenir enfermedades y el envejecimiento.

Para comenzar, pedimos el Nutribowl con quinoa, con aguacate, salmón marinado, bimi, cebolleta, aliño cítrico y algas; y la Ensalda de crucíferas, con brócoli, coliflor, guisante, edamame, pesto, perejil, albahaca y sal de naranja. Los dos platos nos gustaron mucho porque eran muy ligeros y la combinación de todos estos alimentos potenciaba mucho su sabor.

De segundo nos decantamos por dos platos nuevos en carta: Burger Omega 3 Power y Pollo Celta. Y qué acierto. La primera, con pescado azul, tomate y aguacate, es una deliciosa manera de saborear y beneficiarse de los ácidos esenciales del Omega 3. Y el mejor pollo de España: pechuga de galo celta (pollo gallego criado en libertad a base de cereales en Galicia), con mostaza, quinoa, boniato y salsa praliné. Flipamos.

No podíamos irnos de aquí sin probar el postre, diseñados por el chef Jordi Bresó, así que decidimos probar un clásico: las torrijas, flambeadas con horchata y helado de vainilla bourbon. Sin duda, un must.

Qué más contaros... quedamos encantados y nos sentimos como en casa en todo comento. Por si no es suficiente, también puedes comprar todos los productos BG en su grocery store o pedirlo a domicilio. Bump Green demuestra una vez más que comer sano no solo es fácil, también es delicioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *