Bizzo Madrid

Bizzo Madrid abrió hace un par de semanas en el barrio de Chamberí y nos vimos obligados a hacerles una visita. Su localización, enfrente de un Domino's Pizza, ya nos dice que han venido a meter caña. Y esto se nota en la calidad de sus pizzas.

El local está decorado con mesas de madera, lo que le da un toque vintage y te retrotrae a otra época. La cocina es abierta, puedes acercarte a ver cómo hacen tu pizza y cómo se cocina en el horno.

Tienen dos menús: Bizzo y del día. En el menú Bizzo puedes degustar todos los sabores de las pizzas en un mix de porciones. El menú del día te incluye pizza o ensalada, bebida y pizza dulce o café. Nos decantamos por el segundo. Y, además, pedimos un entrante. Pudimos elegir entre Lasaña, Provolone, dos ensaladas, Pan de ajo y Repe Bizzo.

- Disculpe camarero, ¿qué es esto de Repe Bizzo?
- Es un wrap de espinaca, ricota, rúcula, tomate y parmesano. Está buenísimo.
- Pues ese.

En efecto, estaba buenísimo. Era una pizza enrollada con ingredientes saludables y nos encantó.

Llegó el momento de elegir la pizza, había ocho diferentes y todas tenían muy buena pinta: La reina, 4formaggi, Pollo cremoso, Costilla cheddar, Corny bacon, Bizzo classy, Zucchini y Tonno. Nos decantamos por la de Pollo cremoso. Un acierto. La masa nos pareció idónea, porque no era ni muy fina, ni muy gruesa. Es muy importante una buena masa porque hay veces que se caen los ingredientes de lo fina que es, o se hace bola en boca al ser muy gruesa.

Repe Bizzo
Pizza Pollo cremoso

No podíamos irnos de aquí sin probar el postre. Las pizzas dulces son todavía algo muy novedoso en nuestro país y las había de tres sabores: Tentazzion, con Nutella, Oreo y Lacasitos; La sensación, con maracuyá y plátano; y La milk, con dulce de leche y gorgonzola.

Hubiésemos pedido las tres, pero elegimos La milk y nos encantó la combinación del dulce de leche con el queso gorgonzola. Acompañamos el postre con un café, servido con canela para disminuir el uso de edulcorantes artificiales.

En definitiva, en Bizzo se puede degustar la auténtica pizza italiana a precios moderados. Además, nos encantó el detalle de las polaroids, cada cliente que les visita puede hacerse una foto y dejarla pegada en la pared con una frase. Un ambiente muy familiar que es difícil de encontrar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *